miércoles, agosto 31, 2005

No lo vas a leer. Pero me da igual.

Aquí dejo la letra de una cancioncilla de Afroman. Todo un crack el tío, nunca mejor dicho.

Just like bums, we used to stay in the slums of LA by the way
Gang-bangers killin' each other for rep, sellin' rock cocaine on my doorstep
Had a ball to bounce plus a bike to ride, but my mamma never would let me play outside.
But when I got enrolled in elementary school, started bangin' like a fuckin' fool.
So cool, throwin' up gang signs to the gangster (?), shot an enemy from across the street
Mamma came home, said she got a good job. Daddy did too. Now they don't squab.
Financially, we improvin'. 2 months later, son, we movin'.
No more duckin' from shotgun shells. Bought a two-story house in East Palmdale.
(give it to me now.)

Palmdale, come back to me.
I need you and I love you, baby.
Palmdale, come back to me.
(Check it out, check it out, check it out.)

No more rats and no more roaches, livin' next door ito football coaches.
Now I got a new place to sell me crack. Now I got little white kids to jack.
I stopped wearin' blue, wasn't trippin' on red. Too busy squabbin' with the skinheads.
Stupid questions, distract the class. Rubbin' little white girls on the ass.
I didn't really care if I passed or failed, I knew I was headed for the NFL,
Until the playoff game, shoulder got hurt. I thought about my future, layin' in the dirt.
I can't jump, I can't flinch. Superstar player, ridin' the bench.
Graduate from school? Don't make me laugh. I got an F+ in basic math.
(give it to me now.)

Palmdale, (Hell, yeah.) come back to me.
I gotta do one song for my neighborhood. Bucccoooc!
Palmdale, come back to me.
(check it out.)

I knew I couldn't make it in the white man's world, so I bought me some khakis and a Geri curl.
I knew I couldn't make it to the NFL, so I went to East Palmdale and started slingin' yell.
Fo' sho'! I was makin' crazy dough. Shoulda dropped outta school a long time ago.
Bought a cell phone, like a nut. Now I deliver like Pizza Hut.
I drunk whisky and Bacardi. I sold dope to anybody.
Me and my homies sold dubs and dimes, took turns bustin' rhymes just to pass the time.
A white man drove up to my spot. He said, Hey, homeboy, what you got?
I put a fat rock inside his hand. About 25 sheriffs jumped out the van.
(Get down, punk.)

Palmdale, (Hell, yeah) come back to me.
I need you and I love you, baby.
Palmdale, come back to me.
(check it out, check it out, check it out.)

Can't get drunk. Can't get blunted. LA County, 95 hundred.
Crips wanna take my All-stars. Bloods wanna eat my Snicker bars.
Them peckerwoods don't want none, but the Mexican's straight own one.
Them Essays, (???) that Essays always try to test me,
So I jumped off the bed, cause I ain't no punk. Jammed his head up against the bunk.
Socked that Cholo in his chin. Black mutha-fuckas scared to jump in.
Sheriff broke it up when we hit the floor. I kept talkin' shit cause I want some more.
Back in town, we get along with the brown. Now I'm in jail, they tryin' to beat me down.
Jail is hell, but I'll adapt. Won't hesitate to get in a scrap.
'Cause I'm down for mine, and that's for certain, sittin' in the hole with my knuckles hurtin'.
(Palmdale)

Palmdale, (Hell, yeah.) come back to me.
I need you and I love you, baby.
Palmdale, come back to me.
(check it out, homeboy.)

Now I got a fucked up life. Two bad kids and a naggin' wife.
Dead end job at the airport. Check too short to pay the house note.
Turn on the TV, then I see different homeboys that went to school with me
Playin' in the NFL. We used to kick back in East Palmdale.
Rodney Williams. Lorenz Tate. Zeno plays for Colorado State.
I wish my homeboys much success, but at the same time, I still get depressed.
Walkin' through the wind with a cup full of gin thinkin' 'bout things that coulda, woulda, shoulda been.
I wipe my tears, sip my beers, wish good luck to my peers.
(Palmdale.)

Palmdale, come back to me.
I need you and I love you, baby.
Palmdale, come back to me.
Cause that's where my heartache began, heartache began.

Palmdale, come back to me.
I need you and I love you, baby.
Palmdale, come back to me.
Cause that's where my heartache began, heartache began.

Palmdale, come back to me.
(Hey, all the homeboys on the football team, where y'all at?)
Palmdale, come back to me.
(Hey, wherever you at in the world, I don't care if you in Japan, Africa
hey, you know how we used to do it, man. Hey, hey, hey.)
Yo, let me get a Palm (Palm!)
Yo, let me get a Dale (Dale!)
Yo, what do we sell? (Yell!)
Yo, where we fittin' to go? (We fittin' to go back to jail!)
{x4}

Dale. Palmdale. (Hey, everybody just clap your hands.)
Dale. Palmdale. (C'mon, c'mon, c'mon. Buci-buci-bucccoooc!)
Dale. Palmdale.
Dale. (Where them Falcons at?) Palmdale. (It ain't over 'til the fat man sings.)
Dale. (Little Rock can't get none. What, what?) Palmdale.
Dale. Palmdale.
{fade out.}

Por ahora van comentadas unas 4 Anéclotas

martes, agosto 30, 2005

Hasta los Güebos

¿Sabías que si mantienes un huevo en alcohol el tiempo suficiente, la cáscara se hace tan elástica que puedes meterlo en una botella de vino?

Esta noche hago la prueba.

Por ahora van comentadas unas 8 Anéclotas

viernes, agosto 26, 2005

Chiste Cosecha Propia

Había un chaval tan pijo tan pijo que en vez de Navidades tenía NevAdidas.

- Hombre, no es como los de Uros, pero me he hecho gracia a mi pispo.

Por ahora van comentadas unas 12 Anéclotas

Hasta luego, Lucas.

Pedro, María, Jose y Lucas están sentados en un banco charlando. En esto que llega
Rubén, un amigo de Pedro y al que nadie más conoce :

Rubén: - Hombre, Pedro!! ¿Qué pasa!!
Pedro: - ¡¡Qué tal, Rubio!!
Rubén: - Aquí, que me voy a ver la última de Bajo Ulloa.
Jose: - Ah, sí! Yo la he visto. Está chula.
Pedro: - Yo aquí ando con los colegas. Pasando el rato... Ya me contarás qué tal.
Rubén: - A ver si tiene razón tu amigo.
Pedro: - Pues nada, tío. Hasta luego!!
Rubén: - Hasta luego, Lucas.

Y digo yo. ¿Qué pasa con el resto? ¿Por qué esa manía de algunos de discriminar con el saludo?

Por ahora van comentadas unas 2 Anéclotas

jueves, agosto 25, 2005

EL SÉPTIMO DE MICHIGAN

Reunión de cerdos, todas las mañanas
Vendemos países y compramos ... ¡¡almas!!

Piiiipi piribipí!!

Va mal el negocio...¡MANDA....!
....La caballería
No hay revolución, ¿eh guarros?
Todo controlao!!!


Mi petróleo
nunca podrás..... nacionalizar!!

Piiiipi piribipí!!

¿Va mal el negocio? ¡Manda la caballería!
¿Va mal el negocio? ¡Manda la caballería!

La bolsa de Nueva York
controla este mogollón.
La bolsa de New York...
¡¡¡A la mayor gloria de Dios!!!


¿Va mal el negocio? ¡La caballería!
¿Va mal el negocio? ¡La caballeríaaaa!

Por ahora van comentadas unas 4 Anéclotas

martes, agosto 23, 2005

¿Algún Ilustrado en la sala?

¿Serías capaz o capaza de ordenar de menor a mayor los siguientes palabros :

trozo, cacho, pedazo, porción ?

Razona tu respuesta si es que lo sabes.

Por ahora van comentadas unas 2 Anéclotas

viernes, agosto 19, 2005

Relato ( Copiado a mi mismo de otro lado)

Todavía retumbaba el timbre de salida de la universidad en sus oídos. Ella no paraba de correr. Llovía a cántaros. Ella siempre se preguntó cómo era posible que no hubiera una sola balconada en el camino a su casa. Esta vez se trataba de una tormenta de verano, intensa pero menos breve de lo habitual. Los charcos burbujeaban, el olor a barro inundaba el ambiente. A ella siempre le gustó este olor. Le recordaba a sus días de infancia en el pueblo materno.
Sentía que las mujeres la miraban mal. Los hombres se paraban a su paso. Bajó la vista. Aquel día había acudido a clase vestida con una camiseta blanca, que con el agua se tornó incolora. Trataba de cubrirse con su rubia melena, pero el movimiento de sus tetas la apartaban para dejarse ver.

"¡Dios mío qué vergüenza! Dichosa camiseta blanca!"- pensó mientras continuaba la carrera.

Distraída, cayó en el socavón que tantas veces había esquivado. Estaba totalmente empapada y, además, dolorida. Comenzó a llorar.
Unas manos la levantaron con facilidad. Ella mantenía los ojos cerrados.
Unos brazos la llevaban en posición fetal. Ella se aferró al cuerpo de aquel hombre. Aquella situación le transmitía cierta sensación de paz, recordándole los tiempos en los que su padre la trasladaba dormida del coche a su cama con sumo cuidado y cariño para no desvelarla. Hacía mucho tiempo que no se sentía tan protegida, tan segura, tan necesitada.
Entraron en un establecimiento, el hombre cerró la puerta. La lluvia había cesado y el reluciente sol se introducía curioso por las rendijas de las persianas.
Ella abrió los ojos en la penumbra. Estaba tumbada boca arriba. Vislumbró la silueta de un hombre joven pero curtido, con la mirada fija en ella, en toda ella. Ya no se acordaba de sus transparencias, su única fijación era saber quién era ese joven. Él comenzó a tocarle el pecho diestro con su mano izquierda. Suavemente acarició su duro pezón con las yemas de los dedos, y luego lo cubrió entero con su mano. Ella se dejó tocar. Era agradable sentir cómo el calor penetraba en su cuerpo por una zona tan sensible. La mano derecha del hombre ordenó los cabellos empapados de la muchacha haciá atrás. Luego acarició su fría cara. Ella comenzó a tiritar, pero no de frío. Entonces agarró con sus manos la derecha del hombre y él la levantó. Comenzaron a besarse apasionadamente, abrazados. Ella notó en su vientre cómo crecía el sexo de su amante. Cada vez crecía más y se iba enderezando. Ella apretaba su cuerpo contra él para sentirlo más aún, moviéndose aleatoriamente para frotarlo, para sentirlo. Abrió el pantalón de él, asomando su polla como un resorte. Le bajó los pantalones y la agarró. No sabía qué hacer con ella, nunca había tocado una antes, la situación le superaba. Él se dio cuenta. La cogió por los sobacos y la sentó en el mostrador. La besó, le quitó la camiseta, la besó, acarició sus senos, la besó, lamió su cuello, la besó, chupó sus pechos y bajó al ombligo. Subió su falda y le quitó las bragas. Paseó su lengua por sus muslos, acercándose a la zona inguinal. No se atrevió a dar el siguiente lametazo, subió a su boca y comenzaron a follar.

Por ahora van comentadas unas 0 Anéclotas

miércoles, agosto 17, 2005

Toma Poesía. (Sin métrica, más bien tétrica.)

Sé que he sido un cabrón,
y que estás enfadada.
No te quito razón,
pues has sido dañada
por un matón.

Por ello pido perdón,
por picar cual tara
sin resistir la tentación
aunque dijiste, "para",
de morderte el pezón.

Semejante apretón
no supuse que provocara
tal cabreo y aflicción.
Si el ánimo levantaras,
dame el notición.

Sigo con el calentón,
y ya pienso en Tamara,
en que mis ansias calmara,
si tu comprensión
pronto no llegara.

Date prisa corazón.
En cuanto el móvil alcanzara
pediría su atención
y que sus servicios me prestara
para calmar mi subidón.

Unai C.


Menuda parida.

Por ahora van comentadas unas 3 Anéclotas

sábado, agosto 13, 2005

Silencios

1.- Hay quien dice que un amigo es aquél con el que puedes estar una hora callado sin sentirte incómodo. Parece que hoy en día es obligatorio tener conversación a todas horas. La gente no aguantamos los silencios. En cuanto se produce uno, entra el lenguaje corporal. Levantamos las cejas, soplamos, tarareamos, apretamos los labios inflando el morro....

2.- Con la pareja es extraño. Hay momentos en que sobran las palabras, momentos de soledad con tu chica, momentos en que la comunicación es puramente corporal. En cambio, existen otros en los que el silencio es incómodo. Te preguntas qué falla, por qué falta comunicación entre ambos, "qué le digo"...

3.- Pocas veces sufrimos la suerte de que un compañero de trabajo se convierta en un amigo, a pesar de ser la persona con la que más horas pasamos al día, e incluso al año. Cuando nos los encontramos fuera las conversaciones suelen ser banales y poco profundas, evitando cualquier silencio incómodo y delator.

4.- Con la familia cercana es distinto. Sólo he llegado a sentirme mal ante los silencios a la hora de comer. Una familia que no habla mientras disfruta de una comida o una cena no parece una familia unida. Come en veinte minutos, postre, café y patxarán. Me parece triste, y me pregunto ¿qué nos ha pasado? Antes eran todo bromas y risas, ahora parecen ceremonias fúnebres.


¿Tan íntimos son los silencios? ¿Acaso nos sentimos desnudos si no estamos envueltos en palabras?

Lo reconozco. Antes de conocer a una persona siempre me da miedo tener que enfrentarme a un Silencio. Cuando me van a presentar a una chica, cuando estoy con un cliente, cuando...

Por ahora van comentadas unas 6 Anéclotas

Filosofía de Uno

"¿Por qué preocuparse si tiene solución?
Y si no la tiene, ¿por qué preocuparse?"

Lo que yo me pregunto es :

¿Qué pasa mientras resuelves si tiene o no solución?

Por ahora van comentadas unas 2 Anéclotas

jueves, agosto 04, 2005

Aitaita Zeruetan Zerana (Abuelo que estás en los cielos)

Hace dos años que dejaste de escuchar. Porque lo tuyo no era emitir palabras.
Es curioso, normalmente las personas "de palabra" suelen ser bastante calladas. Los charlatanes podrían llamarse "de silencio", en referencia a sus acompañantes.

Tu vejez nos obligó hace mucho a dejar los paseos por el monte. La búsqueda de xuxas o perretxikos, observar el vuelo de las rapaces, contemplar los árboles y su sombra. Siempre te gustó la sombra de las hayas. Ahora descansas en una. Todavía es pequeña, pero está alimentada con un abono único que ninguna de las hayas de alrededor tendrá. No he ido a verla. Ya iré. Y entonces agitarás las ramas y regaré tu suelo con mis lágrimas.

Nadie sabe porqué siempre tuve esa fijación por ti. Desde que nací quise estar contigo el mayor tiempo posible. Agarrado a tu dura, curtida y venosa mano. O subido a ti. O jugando con tus mofletes. O acariciando tu calva. Todos los demás me llamaban pesado. Pero tú siempre decías que no te molestaba.

Me siento afortunado por haberte tenido. Nunca conoceré a mejor persona. Y al parecer muchos otros tampoco. Todavía estoy alucinado. Nunca llegué a imaginar que conocieras a tanta gente como la que había en la iglesia y fuera de ella porque no cabían más. La verdad es que nunca conocí a ningún amigo tuyo, sólo eran conocidos.
Aquella tarde amama (mi abuela) parecía "el padrino". Un montón de gente la rodeaba para darle no el pésame, sino también las gracias. Yo no sabía por qué. Luego me enteré de que tú acogiste en tu casa a varios compañeros de trabajo a los que la empresa había despedido, no a la vez, sino escalonadamente. Cama y comida para ellos y su familia hasta que volviesen a la vida laboral.
Son otros tiempos. Ya nadie hace nada desinteresadamente por nadie. A veces ni siquiera los "amigos". Algunos incluso provocan el despido de compañeros de trabajo malintencionadamente.

Dicen que siempre que muere un querido, queda una espina en los cercanos. En mi caso es cierto. Lo siento. Nunca tuve oportunidad de pedirte perdón. Enfermaste al poco tiempo de que cometiera mi error. Traté de compensarte. Te visité a menudo y te hablaba todo el rato aunque tu estado mental ya no regía normalmente. Tú nunca te tomaste a mal que te echara aquella bronca sinsentido. Quizás si no hubieses enfermado no me acordaría de ello. Pero me duele en el alma. Y lo siento de veras. Ya no hay remedio.
Tenía razón aquél que dijo que hay que tener mucho cuidado con el trato que damos a nuestros abuelos porque no duran para siempre y su fecha de caducidad puede llegar mañana.

De tu estancia en los hospitales sólo guardo una imagen de ti. Tu brazo izquierdo. Soy incapaz de visualizar el resto de tu cuerpo. Por ello doy gracias a mi memoria selectiva. Fueron tiempos duros. Pero las personas llegamos a acostumbrarnos incluso a esas situaciones. Al segundo mes de tu estado semi-vegetal las esperas en la UCI eran distendidas y cotidianas. No sé si se debía a nuestra incredulidad, a no querer aceptar la realidad, o a la habitualidad de la situación. Espero que fuera por lo primero.

Siento que te debía algo así. Pretendía escribir un poema, pero mi habilidad con la palabra es casi nula. Soy más de números. Por eso me pregunto a dónde habrán ido tus 20 gramos. Ese peso que toda persona pierde al morir. Nadie sabe qué es, a dónde va, pero todo el mundo pierde 21 gramos al instante de morir. Uno de esos va conmigo. Lo sé porque todos y cada uno de los 773 días que han pasado desde tu muerte me he acordado de ti. Cada vez que veo un águila o un halcón. Cada vez que descanso bajo un árbol. Cada vez que sopla el viento.

Por eso te he escrito esto. Porque me sentía en deuda contigo. Te debía un adiós, un perdón, un gracias y un te quiero.

Por ahora van comentadas unas 7 Anéclotas

martes, agosto 02, 2005

Toy Mosqueao

¿Veis todos mal mi blog o sólo el amigo Joni?

Por ahora van comentadas unas 9 Anéclotas

lunes, agosto 01, 2005

Meter la Pata

Si metes la pata, que sea hablando. Si te ocurre en un escrito, quedará para siempre.

Por ahora van comentadas unas 5 Anéclotas